Please upgrade your browser to make full use of twiends.   chrome   firefox   ie   safari  
Create your own wall, sign in free!
Papa Francisco
7,053,525 followers
Want to Grow Your Twitter Following, Free?
En la cruz de Jesús se puede ver toda la fuerza del mal, pero también toda la omnipotencia de la misericordia de Dios.
En la familia nos formamos como personas. Cada familia es una piedra viva en la construcción de la sociedad.
Una fe fuerte y saludable se alimenta constantemente de la Palabra de Dios.
Para cambiar el mundo, es necesario hacer el bien a quien no puede darnos nada a cambio.
El cristiano es necesariamente misericordioso: la misericordia es el centro del Evangelio.
Conforta, Señor, a cuantos sufren, especialmente a los enfermos, a los necesitados, a los desempleados.
La fuerza espiritual de los sacramentos es inmensa. Con la gracia podemos superar cualquier obstáculo.
Queridos jóvenes, Cristo cuenta con ustedes para que sean sus amigos y testigos de su amor infinito.
Pidamos al Señor la gracia de no hablar mal de nadie, de no criticar, de no chismorrear, de querer a todos.
Ven, Espíritu Santo, derrama sobre nosotros tus dones durante este Sínodo. #prayforsynod
Al comenzar el Sínodo sobre la Familia, pidamos al Señor que nos muestre el camino. #prayforsynod
Como Jesús le dijo a Marta en el Evangelio, sólo una cosa es necesaria: orar. #praywithus
La Iglesia y la sociedad necesita familias felices. #prayforsynod
Sínodo quiere decir caminar juntos, y también orar juntos. Pido a todos los fieles que participen. #praywithus
La división en una comunidad cristiana es un pecado gravísimo, es obra del diablo.
La tendencia a estar centrados en nosotros mismos y en nuestras ambiciones personales, quizás sea muy humana, pero no es cristiana.
Jesús comprende nuestras debilidades, nuestros pecados, y si nos dejamos perdonar Él nos perdona.
Cuando en una sociedad falta Dios, incluso la prosperidad va acompañada de una terrible pobreza espiritual.
Queridos jóvenes, estén atentos a su interior: Cristo llama a la puerta de su corazón.
María, concédenos la gracia de gozar de la libertad de los hijos de Dios.
El Señor siempre nos espera para acogernos con su amor: es algo estupendo, que nunca deja de sorprendernos.
A pesar de nuestros pecados, podemos repetir como Pedro: Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo.
No podemos confiar sólo en nuestras fuerzas, sino en Jesús y en su misericordia.
La fidelidad de Dios es más fuerte que nuestra infidelidad y nuestras traiciones.
Jesús es el Buen Pastor. Nos busca y está cerca de nosotros aunque seamos pecadores, sobre todo porque somos pecadores.
Cada día rezo por quienes sufren en Irak. Recen conmigo. pic.twitter.com/9Wtv9XFfAG
Nuestro testimonio cristiano es auténtico si es fiel e incondicionado.
Está huérfano el cristiano que no percibe a la Virgen María como Madre.
El Señor siempre nos perdona y nos acompaña. Es cuestión nuestra dejarnos perdonar y acompañar.
Cristo en la cruz nos enseña a amar, también a los que no nos aman.
No se puede medir el amor de Dios: es infinito.
Un cristiano sabe dar. Su vida está llena de sencillos gestos de generosidad hacia los demás.
Pidamos al Señor esta gracia: que nuestro corazón sea libre y luminoso, para tener así la alegría de los hijos de Dios.
Gracias, amigos coreanos. Con la ayuda de Dios, volveré muy pronto a Asia. #Philippines #SriLanka
Muchas personas inocentes se han visto obligadas a abandonar sus hogares en Irak. Señor, te pedimos que puedan regresar pronto.
¡Tengan fe en el poder de la cruz de Cristo! ¡Acojan su gracia reconciliadora y compártanla con los demás!
Señor, que, ante tanta violencia en Irak, perseveremos en la oración y en la generosidad.
La misericordia de Dios nos salva. No nos cansemos nunca de anunciar en todo el mundo este mensaje gozoso.
Pidamos para que la Iglesia sea cada vez más santa y humilde, y sepa amar a Dios sirviendo a los pobres, a las personas solas y enfermas.
No olvidemos el clamor de los cristianos y de cuantos sufren persecución en Irak.
Los mártires nos enseñan que la riqueza, el prestigio y el honor son de poca importancia: Cristo es el único y verdadero tesoro.
Se me parte el corazón cuando pienso en los niños de Irak. Que la Virgen María, nuestra Madre, los proteja.
Queridos jóvenes, Cristo los llama a estar atentos y vigilantes para reconocer lo que realmente importa en la vida.
María, Reina del Cielo, ayúdanos a transformar el mundo según el designio de Dios.
María, Reina de la paz, ayúdanos a erradicar el odio y a vivir en armonía.
San Juan Pablo II, ruega por nosotros, y especialmente por nuestros jóvenes.
Dios bendiga a Corea y en especial a sus ancianos y jóvenes.
Gracias a cuantos están ayudando con valentía a nuestros hermanos y hermanas en Irak.
Al comenzar mi viaje a Corea, los invito a unirse a mi oración por este País y por toda Asia.
Un llamado a todas las familias: cuando recen, acuérdense de cuantos son obligados a abandonar sus casas en Iraq. #PrayForPeace