Please upgrade your browser to make full use of twiends.   chrome   firefox   ie   safari  
Want to get more twitter followers? Click here to watch our video.
 
Papa Francisco
6,314,785 followers
Cuando se vive apegado al dinero, al orgullo o al poder, es imposible ser feliz.
El gran peligro en el mundo actual es el triste individualismo que nace del corazón avaro.
Dios ama al que da con alegría. Aprendamos a dar generosamente, desprendiéndonos de los bienes materiales.
La Iglesia es misionera por naturaleza: existe para que todo hombre y mujer puedan encontrarse con Jesús.
Queridos jóvenes, no caigan en la mediocridad; la vida cristiana es para alcanzar nobles ideales.
Los Mundiales lograron el encuentro de personas de varias naciones y religiones. Que el deporte promueva siempre la cultura del encuentro.
No tengan miedo de lanzarse en los brazos de Dios. Todo lo que les pida, lo recompensará con el ciento por uno.
Con Dios nada se pierde, pero sin Él todo está perdido.
Queridos jóvenes, no renuncien a soñar por un mundo más justo.
Vivir como verdaderos hijos de Dios significa amar al prójimo y acercarnos a quien está solo y en dificultad.
Jesús, ayúdanos a amar a Dios como Padre y a nuestro prójimo como a un hermano.
Que los Santos Apóstoles Pedro y Pablo bendigan a la ciudad de Roma y a la Iglesia que peregrina aquí y en todo el mundo.
Ser amigos de Dios significa orar con sencillez, como un niño le habla a su padre.
Frente a las dificultades de la vida, pidamos al Señor que permanezcamos firmes en el testimonio gozoso de nuestra fe.
La familia es un elemento esencial de todo desarrollo humano y social sostenible.
¡Cuánto me gustaría ver a todos con un trabajo decente! Es algo esencial a la dignidad humana.
Pidamos por las comunidades cristianas de Oriente Medio, para que puedan vivir allí, donde el cristianismo tiene sus orígenes.
Hay mucha indiferencia ante el sufrimiento. Esta indiferencia debe ser contrastada con actos concretos de caridad.
Nunca hay motivos para perder la esperanza. Jesús dice: «Yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo».
A veces descartamos a los ancianos, pero ellos son un tesoro precioso: descartarlos es injusto y una pérdida irreparable.
Que el Señor bendiga a la familia y la haga fuerte en este tiempo de crisis.
Corremos el riesgo de ignorar el sufrimiento que no está cerca de nosotros. Reaccionemos y pidamos por la paz en Siria.
No resistamos al Espíritu Santo, seamos dóciles a su acción que nos renueva a nosotros, a la Iglesia y al mundo.
Les deseo a todos que puedan disfrutar de un maravilloso Mundial de fútbol, con un espíritu de verdadera fraternidad.
No critiquemos a los demás a sus espaldas, digámosles abiertamente lo que pensamos.