Please upgrade your browser to make full use of twiends.   chrome   firefox   ie   safari  
Create your own wall, sign in free!
Debo Confesar Que
philosophy 3,163,609 followers
La madurez no depende de la edad, sino de cómo actúas y cómo piensas.
2h
Viajar mirando por la ventana sin pensar en nada, con los audífonos en los oídos y olvidarse de todo por un tiempo.
3h
Una persona que ríe a diario no es porque siempre le vaya bien, sino porque aprendió que debe sonreír siempre sin importar lo que pase.
6h
Detrás de un "cuídate" se esconde un "entiende que si te pasa algo me muero".
8h
Tarde o temprano, todo se sabe.
9h
Si una mujer te dice "Da igual, déjalo", la has cagado. Y mucho.
Un día sonreí por felicidad, y no por costumbre. facebook.com/permalink.php?…
Qué bonito sería poder traer de regreso a alguien del cielo y pasar un día con esa persona; solamente una vez, una última vez.
Nada duele más que ser lastimado por la persona que creíste que nunca te haría daño.
Quien no asume grandes riesgos, jamás obtiene grandes recompensas.
No hay miedo más grande que sentir que pierdes lo que más quieres en la vida.
La distancia sirve para acumular besos y abrazos.
Te conocí como a cualquiera, sin buscar nada, y terminé queriéndote como a nadie, encontrándolo todo.
Con el tiempo todo se descubre: las mentiras más ocultas, las razones más ciertas y los amigos más falsos.
Cuando realmente amas a alguien, aun si hay un millón de razones para irte, todavía buscas una para quedarte.
No pasa nada, pero pasan los días.
Una actitud puede matar las ganas de luchar por alguien.
Es jodido extrañarse a uno mismo, como cuando te ves en fotos antiguas con una sonrisa distinta.
A veces esperamos más de los demás porque estaríamos dispuestos a hacer mucho más por ellos.
Puede que la decisión que vas a tomar ahora mismo no te guste, pero sabes que dentro de un tiempo será la correcta.
Antes de un te amo viene un te quiero; antes de un te quiero viene un me gustas; antes de un me gustas viene una mirada con una sonrisa.
Recuerda y valora siempre a quien estuvo a tu lado en los peores momentos, que en los buenos cualquiera los vive contigo.
La herida que más cuesta sanar viene de quien dijo que nunca te la iba a causar.
Me gusta la gente que sin motivos te busca, que sin mirarte te quiere y sin ataduras se queda.
No existe falta de tiempo, existe falta de interés; porque cuando la gente realmente quiere, siempre habrá tiempo.
Olvidarte ya no me parece difícil, me parece imposible.
La herida sana, pero uno ya no es el mismo.
Te dicen que cambiaste, porque ahora los tratas como en realidad se merecen.
Hay dos tipos de personas: Las que están todo el día crujiéndose los huesos de las manos y las que nos cagamos en su madre cuando lo hacen.
Odio no saber cómo sacarle conversación a alguien con quien no quiero dejar de hablar.
Los sueños sólo mueren si muere el soñador.
No trates de entenderlo todo, a veces no se trata de entender, sino de aceptar.
No pienses tanto, deja que la vida te sorprenda.
Nadie sabe lo que tiene hasta que viene otro y lo disfruta.
Valora lo que tienes, supera lo que te duele y lucha por lo que quieres.
Mi problema es que me encariño demasiado rápido, me acuerdo de quien hace tiempo que me ha olvidado y espero demasiado de gente que da poco.
El que no lucha por lo que quiere, no merece lo que desea.
En qué momento pasaron 9 meses del 2014.
Ese miedo de volver a caer en lo mismo en aquello que te costó tanto salir.
Los WhatsApp se responden por orden de importancia, no por orden de llegada.
Es bonito conocer a alguien que te ponga nervioso, te haga sentir extraño, te haga hacer tonterías y no puedas dejar de mirar.
Gente que te odia, pero está pendiente todo el tiempo de lo que haces.
Lo peor de acostumbrarse a hablar con una persona a todas horas, es dejar de hacerlo y sentir que te falta algo.
Esos días en los que no sabes que te pasa, te falta algo, alguien, no lo sabes, pero estás de bajón.
Sonreír y no amargarse la vida por nada ni por nadie, esa es la clave.
Tú déjate enamorar, que yo me encargo de hacerte feliz.
Ten cuidado con algunas personas, hoy te abrazan y mañana te empujan.
Las mejores personas llegan sin buscarlas.